La fisioterápia a domicilio para personas mayores: una ayuda para prevenir y combatir enfermedades

Los múltiples beneficios de recibir fisioterapia se multiplican en el caso de la tercera edad. Se recomienda hacer ejercicio para tener un envejecimiento activo, y para evitar lesiones o daños en los músculos o articulaciones, la fisioterapia es de gran ayuda.

La fisioterapia geriátrica, recoge las técnicas destinadas a prevenir y tratar todas aquellas lesiones, patologías o dolencias propias del envejecimiento, tanto como prevención como tratamiento, que pueden ayudar a mejorar su bienestar tanto físico como mental.

En general, se consigue mejorar la sensibilidad y funcionalidad articular, ayuda a recuperar la fuerza y la flexibilidad muscular, mejorar el control postural, mejora la coordinación y el propio equilibrio, mejora incluso el sistema inmunológico de la persona.

Al mismo tiempo, según las patologías que se sufran o se quieran evitar, se realizarán diferentes tratamientos: • Tratar lesiones como luxaciones, esguinces, roturas o diferentes contusiones provocadas por, por ejemplo, caídas producidas por pérdida de equilibrio o dificultad de mantener la agilidad. • Tratar y mejorar los síntomas de enfermedades como artrosis, osteoporosis o artritis, ayudando a mejorar la movilidad y acabar con el dolor . • La fisioterapia ayuda a mejorar los síntomas de enfermedades que afectan al funcionamiento del sistema nervioso central o periférico, como el Alzheimer o el Parkinson, y además también está indicada para tratar los síntomas tras sufrir un ictus cerebral.

¿Cómo ayuda la fisioterapia a domicilio a prevenir caídas en personas mayores? Por desgracia, las personas mayores sufren caídas que pueden llegar a provocar daños y secuelas graves en el anciano, disminuyendo de manera momentánea o permanente su independencia y calidad de vida, así como su confianza personal.

Las caídas pueden producirse por daños o patologías reumatológicas, traumatológicas, por deterioro cognitivo, por vértigos que provoquen pérdida de equilibrio, visión o coordinación… También pueden sufrir caídas por causas externas, como mal estado de las calles, falta de adaptación en el hogar o en los lugares frecuentados, como supermercados…

La fisioterapia puede ayudar a tratar los problemas sufridos tras una caída, pero también puede ayudar a prevenir las propias caídas.

La pérdida de fuerza muscular supone numerosas consecuencias físicas en una persona, sobre todo en un anciano. Por eso, practicar ejercicio físico es fundamental para las personas mayores. Tratando el tema de las caídas, mediante ejercicio terapéutico ejercido por un fisioterapeuta profesional se puede prevenir un deterioro físico grave para así, a su vez, prevenir la pérdida de fuerza y equilibrio.

Se recomienda el tratamiento fisioterapéutico complementado con una serie de ejercicios para mejorar el equilibrio y la fuerza, sobre todo de las extremidades inferiores. Es importante que se realicen siempre con un fisioterapeuta, ya que será quien estudie el caso personal del anciano y le guíe durante todo el proceso de manera que obtenga resultados eficaces y lo más rápido posible para notar mejorar en su estado físico y anímico.

La fisioterapia para ancianos es un conjunto de especialidades dentro del campo de la fisioterapia, al servicio pues de los problemas específicos del adulto mayor, y que por lo tanto puede sernos de gran ayuda.

¿Quieres más información o consultar nuestros servicios? Haz clic AQUÍ y nos pondremos en contacto lo antes posible para resolver tus dudas
×